Maridaje con cerveza-IV.Cerveza y Queso

Share Button

La cerveza… ¡que te la den con queso!

Seguro que has oído muchas veces eso de… ¡que no te la den con queso! Este dicho popular viene de la costumbre de algunos bodegueros de ofrecer queso antes de dar a probar los vinos mediocres, porque el fuerte sabor de este alimento impide degustar en su plenitud esta bebida.

Ante un queso de sabor fuerte el vino parecía mejorar pero una vez en casa el comprador descubría que el vino no era de la calidad apreciada en la bodega. Esto no ocurre con la cerveza que por su capacidad de limpiar el paladar consigue una armonía perfecta con los quesos.

maridaje cerveza y queso

El queso es un plato en sí mismo y es el rey del picoteo. Suave, picante o ahumado, fresco o madurado, artesanal, importado o nacional, es tan versátil y saludable que acompaña cualquier comida o momento del día. No es suplemento, es un alimento, y lo mejor es combinarlo con buenas cervezas, fiambres y pan; y recordar que al degustarlos hay que ir in crescendo, para que el sabor de uno más fuerte no tape el de otro más delicado.

Hay algunos quesos que no encuentran en el mundo de las espumosas su mejor combinación. Sin embargo, existen interesantes excepciones. Te damos algunas pistas.

La cerveza combina mejor con los quesos de vaca, frente a los de cabra u oveja. Aunque no existe consenso a la hora de abordar el maridaje de la cerveza y los quesos, en líneas generales se puede afirmar que existen algunas afinidades interesantes con los quesos de vaca.

La mayor parte de afinidades entre cervezas y quesos se dan con los quesos de vaca, a excepción de el manchego curado de oveja. El queso manchego curado, con notas ligeramente ácidas y picantes, logra una gran armonía con las cervezas de abadía, donde predominan los matices florales y frutales de la manzana.

En el caso de los quesos de vaca, en general, podemos afirmar que las cervezas lager, ligeras y frescas, casan bien con los quesos jóvenes de vaca donde predominan las texturas blandas o semiblandas porque neutralizan bien la grasa y acidez del queso.

A medida que los quesos ganan maduración y son más añejos, requieren también cervezas de mayor grado, cuerpo y aroma. Los de vaca añejos combinan bien con las negras y los quesos pestosos con las cervezas aromáticas.

Los quesos frescos en general, con profundo sabor lácteo, combinan bien con las cervezas ligeras. Los de Burgos están sensacionales con cervezas de cuerpo medio y sabor pronunciado. El queso de Burgos acompañado con cerveza negra parece estar rociado con miel de brezo.

Los quesos de oveja, de cabra y los azules no encuentran en la cerveza el maridaje perfecto.

(Fuente: adaptado de Cerveza de Argentina; Maridajes Gourmet)

Buen provecho. Salud y Cerveza fría.

Orallo (El Aprendiz de Cervecero)

Share Button
Esta entrada fue publicada en Cata e Ingredientes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>